Para que tú me oigas, mis palabras se adelgazan a veces, como las huellas de las gaviotas en las playas. Collar, cascabel ebrio, para tus manos suaves como las uvas. Y las miro lejanas mis palabras. Mas que mías son tuyas. Van trepando en mi viejo dolor como las yedras. Ellas trepan así por las paredes húmedas. Eres tú la culpable de este juego sangriento. Ellas están huyendo de mi guarida oscura. Todo lo llenas tú, todo lo llenas. Antes que tú poblaron la soledad que ocupas, y están acostumbradas mas que tú a mi tristeza. Ahora quiero que digan lo que quiero decirte, para que tú me oigas como quiero que me oigas. El viento de la angustia aún las suele arrastrar. Huracanes de sueños aún a veces las tumban. Escuchas otras voces en mi voz dolorida. Llanto de viejas bocas, sangre de viejas súplicas.




viernes, 2 de julio de 2010

AL LUGAR DONDE HAS SIDO FELIZ NO DEBIERAS TRATAR DE VOLVER

Y, acaso sin sentido con plena conciencia (pensaba Bruno), no veía el momento de bajar al río y de sentarse de nuevo en el mismo banco, como se quiere repetir un acontecimiento reiterando las fórmulas mágicas que lo provocaron por primera vez; e ignorando, claro, hasta qué punto aquel lunes, que para él había sido perfecto, para Alejandra había sido sordamente angustioso; de modo que los mismos hechos que repitiéndose constituían para él motivo de felicidad, para ella eran causa de desasosiego; fuera de que siempre es levemente siniestro volver a los lugares que han sido testigos de un instante de perfección.

3 comentarios:

  1. Aahh nooo, ¡así no! es Mi plantilla! jaja.
    Ahora leo tu entrada. Un gustazo. besos

    ResponderEliminar
  2. Cuanta razón...por mas que quieras volver a vivir esos momentos...nunca serán los mismos...tal vez parecidos...pero no los mismos.
    No se si me gustaría ir al Tibet para eso...Como ya lo dije...me gusta la libertad de cada uno para elegir...lo que quiera hacer.
    PD.Me gusta tu blog.

    3 de julio de 2010 06:10

    ResponderEliminar
  3. y sin embargo, uno quiere volver y volver, sin tener en cuenta que nunca va a ser igual.
    Totalmente, saludos!

    ResponderEliminar